lunes, 18 de octubre de 2021

Beyond the Gates


Título: Beyond the Gates
Director: Jackson Stewart
País: Estados Unidos
Año: 2016
Género: Terror


Opinión personal
Esta película la vi a principios de verano, y guardo tan buen recuerdo de ella que me pareció idóneo traérosla para este mes de Halloween.

La historia nos presenta a dos hermanos que se reúnen después de algunos años de haber perdido el contacto. El motivo del reencuentro: la desaparición de su padre en extrañas circunstancias.
Uno de ellos sigue viviendo en casa de los progenitores, mientras que el otro hace años que se independizó, yéndose a vivir a la ciudad; este último regresa ahora al pueblo donde se crió, y se cita con su hermano en el negocio familiar del padre: un videoclub especializado en cine de terror que, a pesar de los años que han transcurrido, siempre se ha mantenido abierto al público.
El encuentro es puro trámite, pues deciden cerrarlo y ponerlo en venta, pero antes tienen que hacer inventario de cuanto hay. Paseando entre sus pasillos llenos de cintas de VHS, los recuerdos de niñez afloran en ellos.



Sin embargo, al entrar en la oficina del videoclub (donde de pequeños se les tenía prohibida la entrada), entre las cosas del padre encuentran un extraño juego de mesa de la época. Muertos de curiosidad, se lo llevan a casa.
Esa misma tarde llega la novia de uno de ellos, que vive en la ciudad con este. La pareja se instala entonces por unos días en la vieja casa donde los dos hermanos pasaron su infancia y adolescencia. En la casa todo sigue igual, y pese a la nostalgia, no todo es oro lo que reluce, pues, con un padre alcohólico, la niñez de ellos no fue precisamente un camino de rosas. Aunque bueno, como suele decirse, en todas las familias cuecen habas, ¿no?
Tras presentar su novia a su hermano y ponerse un poco al día de sus vidas, por la noche se acuerdan del juego rescatado de la oficina del videoclub y se ponen a jugar por matar el tiempo, uno de esos juegos interactivos que vienen con una cinta de video.
Y es muy desconcertante, porque la mujer que sale en el video del juego parece hablarles directamente a ellos.



Enseguida lo achacan a que es parte del juego, pero cuando dicha mujer les habla de su padre, pronto se inquietan y, por increíble que resulte, entienden que la desaparición de este podría estar relacionada con ese juego de mesa.
A partir de aquí empiezan a pasar cosas extrañas, sucesos inexplicables que ponen todo patas arriba.
Investigando, al encontrar un ticket de compra dentro de la caja, dan con el sitio donde se compró dicho juego: una tienda de antigüedades del pueblo con no muy buena fama. Cuando se plantan en ella y le preguntan al dueño de la tienda por tan extraño juego, este, muy serio y misterioso, solo se limita a aconsejarles que, si ya empezaron a jugarlo, tienen que terminar la partida.

No entienden nada, pero parece que la desaparición de su padre está relacionada de algún modo con el juego, así que deciden ir al meollo del asunto cueste lo que cueste.



Aunque la peli esté encuadrada en el género de terror (pues tiene algunas escenillas propias de este género), la verdad es que no da mucho miedo. En mi opinión es una simple excusa para homenajear ese cine de serie B de la época, esa nostalgia por los 80, el VHS y esos misterios que nos fascinaban en nuestra infancia, pero llevados a la época actual, y debo decir que con gran acierto.


Se ve una de esas pelis de bajo presupuesto, pero hecha con gran mimo y cariño, un intento por trasladarnos a esos días del videoclub y ese ambiente retro. Para estar hecha con cuatro duros, está muy lograda. Y aunque no será la mejor historia que veáis este año, de algún modo no se olvida. Una de las mejores cosas que pone de manifiesto es que la infancia, observándola desde el prisma de la edad adulta, no es tan idílica como uno la recuerda, dándole a la historia ese puntito de realidad necesario para que sea más creíble.
En cualquier caso, siendo una peli menor (entre comillas), o poco conocida, a mí me transmitió mucha nostalgia. Es por lo que me parece la peli ideal (tanto para los que peinamos ya alguna cana como para los más jóvenes) para estos días de Halloween.





miércoles, 6 de octubre de 2021

Heridas abiertas


Título: Heridas abiertas
Director: Marti Noxon, Jean-Marc Vallée
País: Estados Unidos
Año: 2018
Género: Miniserie, Thriller


Opinión personal
En esta ocasión no os hablaré sobre una película o un libro, sino de una miniserie de 8 episodios, basada en la novela homónima de Gillian Flynn (autora de Perdida). Está protagonizada por Camille Preaker, una periodista que hace poco estuvo internada por breve tiempo en un hospital psiquiátrico. El asesinato de una niña en su pueblo natal la lleva hasta allí para hacerse eco de la noticia.

Camille es una mujer llena de miedos que le impiden ser feliz. Cuando era apenas una adolescente perdió a su hermana pequeña, que sufría una grave enfermedad. Desde entonces no levanta cabeza. Su fría y distante relación con su madre, Adora Crellin, no ha hecho más que empeorar las cosas. Y ahora, tras años sin apenas hablar, madre e hija se reencuentran. Camille se presenta en esa mansión victoriana que la vio crecer para pasar unos días y poder así investigar sobre el asesinato de la niña.



Adora es una mujer cruel y dominante, que vive con su segundo marido y la hija de ambos, Amma. Una mujer que necesita tener el control sobre las personas que la rodean. La llegada de Camille les pilla por sorpresa y Adora tiene una reacción poco hospitalaria. Desde el primer momento, la madre le traslada a la recién llegada su descontento por el motivo que la trae de vuelta al pueblo. Le pide, o más bien le impone, que se deje de molestar a los vecinos con el tema de la niña encontrada muerta y que en resumidas cuentas evite dar la nota, ya que la familia, y sobre todo ella, tiene una imagen que mantener.
El personaje de Adora es odioso desde el principio hasta el final. No se corta a la hora de decir en voz alta lo que piensa sobre Camille. Incluso a ella directamente le llega a decir cosas muy duras.


Amma, la hermanastra de Camille, se alegra mucho de su llegada. Es una joven de la misma edad que la niña asesinada, con un carácter algo difícil de llevar. Sometida a la sobreprotección de una madre que ejerce un control y manipulación de su vida excesivos, Amma es por un lado la niña buena y frágil que hace feliz a Adora y, por otro, es una joven inteligente y morbosa que disfruta provocando reacciones en otras personas, hurgando donde sabe que más les puede doler.
Su relación con Camille se convierte en esa cara y cruz que esconde Amma. Un tira y afloja que hace que su hermana mayor le coja cariño y se compadezca de ella, aunque en ocasiones la rabia le haga dudar de sus intenciones.


Instalada en su antiguo dormitorio, Camille sufre un retroceso a su infancia y adolescencia. Los recuerdos de aquellos años la invaden y en ocasiones la llegan a atormentar. A través de estos flashbacks nos adentramos en una trama paralela a la principal, con la que conforme vamos conociendo cosas, vamos atando cabos y solo quieres saber más y más. La vida de esta mujer es un auténtico drama. En ocasiones, el pasado y presente de Camille y su familia cobran más protagonismo que la investigación policial y saber quién fue el asesino.
Al poco de su llegada, aparece una segunda niña cruelmente asesinada en plena calle, y ella se encuentra cerca justo cuando la encuentran.


Sobre el pueblo, la mayoría de los vecinos ven la llegada de Camille con recelo y desconfianza. Son gente estrecha de miras e intolerante. Está claro que una mujer como nuestra protagonista no encaja en lo que para ellos debe ser una persona (mujer) correcta. Camille rompe todos sus esquemas, aunque en alguna ocasión se ve obligada por su madre a sucumbir a los convencionalismos y costumbres del lugar.


En su labor de investigar y averiguar todo lo que esté en su mano, entabla amistad con un inspector que han mandado de fuera para apoyar la investigación. Es extraño o más bien esclarecedor, que estando en su pueblo, con su familia y vecinos de toda la vida, se sienta más a gusto con un completo desconocido.
Camille no puede evitar sentirse identificada con esas niñas muertas y su interés por descubrir al asesino pasa a ser algo personal.


En definitiva, Heridas abiertas trata esos temas que tanto me gustan y me atraen. Tramas que comienzan por el final y a través de recuerdos y testimonios voy desenredando y encajando las piezas. Y si encima me encuentro con un giro inesperado, que me sorprende y consigue dejarme con la boca abierta, ya es la leche. Sobre el final, no quiero hacer mucha mención por no estropearos la sorpresa, sólo diré que es inesperado y retorcido.







lunes, 27 de septiembre de 2021

The Florida Project


Título: The Florida Project
Director: Sean Baker
País: Estados Unidos
Año: 2017
Género: Drama


Opinión personal
La película que hoy os traigo es cine independiente, y en este caso concreto, CINE con letras mayúsculas. Había leído buenas críticas, pero más allá de eso la vi sin tener ni idea de qué iba, como mejor se disfruta de la experiencia.

En un motel cuya fachada está pintada de rosa viven unos niños. Es verano y, sin la supervisión de ningún adulto, estos se pasan el día de aquí para allá haciendo travesuras, molestando a quienes se cruzan con ellos, vagabundeando por casas abandonadas de los alrededores, merodeando la orilla de algún pantano y exponiéndose a peligros de los que ellos son ajenos.


Monee, la niña en quien se centra la historia, tiene seis años, y vive entre el mundo imaginario que crea junto con sus amigos, y la sórdida realidad del mundo de los adultos, pues ningún niño debería tener una infancia tan podrida.
Su madre es Halley, una chica de 22 años que es un desastre andante. Madre soltera y sin apenas recursos, es el ejemplo de mujer que bajo ninguna circunstancia debería haberse quedado preñada. Cada día manda a la niña a recoger comida de un bar de comida basura cercano, donde trabaja una amiga de camarera (también madre soltera). Tienen un trato: ella cuida de su hijo mientras trabaja (uno de los amiguitos de Monee), y esta les da comida gratis, que pasan a recoger los niños cada mañana por la puerta de atrás. Pero la triste realidad es que los críos se pasan el día solos, salvo en momentos puntuales.
Monee y su madre viven en una habitación de motel, sin obligaciones ni nada que hacer durante el día. El típico motel junto a una carretera donde la mayoría está de paso, sin un hogar fijo.



Pero en esta historia también tenemos a Bobby, el gerente del motel. A menudo tiene que estar sacando a los niños de líos, o peor aún, sufriendo sus gamberradas. Sin embargo, la paciencia tiene un límite, y en más de una ocasión discute con la madre de Monee, echándole en cara que tendría que estar más pendiente de su hija y no dejar que se pase todo el tiempo por ahí sola, pues el día menos pensado ocurrirá una desgracia.


Este hombre (interpretado por un Willem Dafoe soberbio) se pasa el día resolviendo problemas, llevando las labores de mantenimiento cuando algo se estropea, mediando entre disputas domésticas de sus propios inquilinos, y a menudo haciéndose cargo de funciones que ni le corresponden. Bobby es un buen tipo, alguien con corazón, que ayuda a los demás dentro de sus posibilidades, pero también que mira por su negocio, que al fin y al cabo es su pan. Al final de su jornada acaba agotado, satisfecho de haber resulto problemas, pero cada vez más cansado.



Cada final de mes suele tener sus más y sus menos con Halley, que siempre se retrasa en el pago del alquiler y cada vez está peor; la vida de esta joven madre es muy caótica. Para poder pagar el alquiler de la habitación y mantener a su hija a veces recurre al pillaje, timando a los turistas y los pobres incautos que se cruzan en su camino. Y en este tipo de chanchullos se lleva a Monee, que desde su visión infantil se lo toma todo como una especie de juego. Pero, como no puede ser de otra manera, poco a poco las cosas se van torciendo y la realidad se va tornando más sórdida si cabe.




La película nos muestra la cara menos amable de esa gente que vive al límite, subsistiendo como pueden en un precario equilibrio. Y en este caso en concreto, la de Monee y su madre, una de las tantas familias en crisis que habitan este apartado motel de fachada rosa venido a menos, muy próximo a Disneyworld, "el lugar más feliz del planeta". Una zona llena de gente que está de paso, de turistas, y también de algún que otro desaprensivo.


Con esta película me llevo dos cosas (en realidad muchas, pero sobre todo dos):
-Por un lado Monee. Quédense con la cara de esta actriz, porque de mayor dará que hablar. Siendo tan pequeña, le imprime tal realismo... Puede que la mejor interpretación infantil que he visto hasta la fecha.
-Por el otro está Bobby. Alguien que te gana enseguida, un tipo corriente que lucha con su estresante día a día, como cualquiera, pero con un corazón inmenso. Y aunque es un personaje secundario, es el mejor Willem Dafoe que he visto hasta el momento.

Esta multipremiada película es muy humana (en todas sus ramificaciones), realista, sórdida, pero no se apoya en el drama ni bebe de la tristeza, pues por el contrario es muy luminosa y vitalista (desde los ojos de una niña de seis años), que es una de las cosas que más me han gustado. Y dentro de su crudeza, es hasta hermosa.
En resumidas cuentas, una jodida obra maestra, y de lo mejorcito que he visto este año.





martes, 21 de septiembre de 2021

Damas Asesinas


Título: Damas Asesinas
Autor: Tori Telfer
Páginas: 334
Año de edición: 2019
Género: Ensayo


Opinión personal
Damas Asesinas es el primer libro de esta autora y nada tiene que ver con lo que llevo leído hasta el momento. Cuando se habla de asesinos en serie, por lo normal, pensamos en hombres psicópatas y depravados que actúan en solitario. Y es cierto que la gran mayoría son hombres. Pero con este libro, su autora plantea que realmente ha habido muchas más mujeres asesinas en serie a lo largo de la historia que las que se contabilizan a día de hoy. Según ella, estas mujeres se camuflan más fácilmente en la sociedad, formando parte de familias y con unas vidas aparentemente normales. Y las que terminan siendo declaradas y condenadas por asesinas, la mayoría han terminado en un centro psiquiátrico dadas por locas y posteriormente olvidadas.

Este libro es una compilación de asesinas en serie, en el que se rescata a las 14 maestras del crimen más célebres de la Historia. No voy a entrar en detalle, pero sí me gustaría señalar las que más han llamado mi atención.

La condesa sangrienta. Etzsébet Báthory. Nacida en siglo XVI. Sus padres eran primos, algo muy común en aquella época. Se casa con un conde de Hungría, el cual fue toda una fuente de inspiración para una joven sociópata como Etzsébet. Se dedicaba a torturar a criadas jóvenes. Tenía una dama de compañía con fama de ser fría y despiadada que le enseñó a asesinar. Tras la muerte de su marido se vuelve aún más violenta, convirtiéndose en una fanática de la tortura y del asesinato de jovencitas. Pero cometió el grave error de acabar con la vida de hijas de nobles y ese fue su fin. 

La abuelita risueña. Nannie Doss. Nacida a principios del siglo XX, asesinó hasta 4 maridos. Tenía grandes dotes culinarias y lo aprovechó bien para acabar con la vida de sus parejas. Tuvo varios hijos y tres de ellos murieron cuando eran muy pequeños. Realmente, una mujer sin escrúpulos con imagen de señora dulce y amable.

La mujer maldita. May Ann Cotton. Nació en 1832. Era una niña feliz hasta que muere su padre y se ve obligada a arrimar el hombro en casa. Se casó a los 19 años. La miseria fue en aumento con el paso del tiempo, viviendo en un asentamiento de chabolas al sudoeste de Inglaterra. Tuvo hasta 5 hijos y todos murieron antes de llegar a registrarlos. Cuando por fin el matrimonio pudo mudarse, ella se enamora de otro hombre. Y ese amor la lleva a cometer varios asesinatos.

La reina de las envenenadoras. Marie-Madeleine. Marquesa de Brinvilliers, nacida en 1630 e hija del teniente civil de París. Tenía dos hermanos más jóvenes que ella y una hermana pequeña. Contrajo matrimonio con el acaudalado Antoine Gobelin y se adentró un poco más en la alta sociedad. No tardaron en buscarse amantes al poco de casarse. El padre de Marie monta en cólera y consigue meter en prisión al amante de esta. Cuando finalmente el joven es liberado, comienzan a trabajar en la alquimia y juntos planean envenenar al padre de Marie. Pero con el tiempo se ve obligada por sus hermanos a mantener su matrimonio por la reputación de todos. En pocos meses, los hermanos aparecen envenenados.


Estas son historias de mujeres aparentemente normales destinadas a ser monjas, a formar parte de la nobleza o a la pobreza y mal vivir, que terminan convirtiéndose en crueles asesinas sin escrúpulos. Un libro duro del que quizás esperaba más al ver de qué trataba. Me ha parecido muy interesante, pero creo que al estar contado en primera persona por la autora de forma documental y al ser diferentes historias, no ha terminado enganchándome y he de reconocer que se me ha hecho un poco cuesta arriba. No quiero decir que no sea bueno, sino que simplemente no es para mí.




lunes, 13 de septiembre de 2021

Harrow County 3. Doctor Serpiente


Título: Harrow County 3. Doctor Serpiente
Autor: Cullen Bunn, Tyler Crook
Páginas: 136
Año de edición: 2017
Género: Cómics, Novela gráfica


Opinión personal
Vuelvo a adentrarme en Harrow County, esta región llena de leyendas oscuras y superchería. En esta tercera parte seguiremos ampliando la mitología de este misterioso lugar con más historias.
Por cierto, tenéis reseñadas en el blog la primera parte (aquí) y la segunda (aquí).

Este tercer volumen de la serie consta de 4 capítulos.
-El 1º se centra en ese grimoso niño sin piel que ya conocemos de anteriores números (que aparece en la portada de este volumen), ahondando en sus orígenes, y coincidiendo con la llegada de un tal Doctor Serpiente, un tipo del que enseguida intuimos que no trama nada bueno.
-El 4º y último capítulo se centra en una casa encantada que trae de cabeza a la familia que la habita; la misma que pide ayuda a Emmy, la "bruja" local (protagonista de esta serie), aunque solo sea para arrojarles luz acerca del porqué de esos sucesos tan extraños que no les dejan vivir tranquilamente.

Y estaréis pensando, pero Ray, te has saltado el 2º y el 3º. ¿Qué pasa en ellos?
Bueno, esos forman una misma historia, que al ser la que más me ha gustado, centraré la reseña en ella.
Esta historia la protagoniza Bernice, la mejor amiga de Emmy, un personaje que en anteriores volúmenes se nos mostraba pero solo de pasada.




Algo terrible sucede en un momento dado, y Clinton, un niño de la zona de casas por donde vive Bernice, le pide ayuda a la muchacha. Al parecer todo está relacionado con una mujer que vive en lo profundo del bosque, a la que siempre han atribuido leyendas siniestras y desgracias.
Llena de curiosidad, Bernice le pregunta a su abuelo sobre esta misteriosa mujer que siempre ha vivido apartada del resto. Entonces su abuelo le habla desde su experiencia, remontándose a una vez en la que, siendo él un jovenzuelo, estaba bañándose en el río, cuando estuvo a punto de ser mordido por una de las víboras de esta bruja.


Después de aquello, el abuelo le insiste a su nieta en que ni se le ocurra acercarse por la casa de la bruja, a esa parte del bosque a la que nadie osa adentrarse.
Viendo la seriedad de su abuelo, Bernice deja las cosas como están y se olvida del tema; pero esa misma noche Clinton vuelve a aparecer, pidiéndole desesperadamente ayuda. El tío del niño ha desaparecido y este cree que sabe dónde puede estar. Bernice le explica que no tiene poderes como su amiga Emmy, pero al ver al crío tan mal, decide acompañarlo al bosque, allí donde vive esa que, según cuentan, puede comunicarse con las serpientes.






Esa noche destaparán un secreto largo tiempo oculto, lo que supondrá un antes y un después en sus propias vidas. Ya nada volverá a ser como antes, y muchas de las ideas preconcebidas que tenían (alimentadas con las leyendas urbanas y la superstición de las gentes de Harrow County) cambiarán por completo.





El autor nos adentra en una de esas historias absorbentes e inmersivas que te atrapan desde la primera página, un cuento de terror enmarcado en esa América rural sureña de la que tanto disfruto.

Hay algo que no me puedo callar (para mí, el único aspecto negativo), y es que en este volumen, aunque la historia sigue estando a cargo del mismo autor, con el dibujo me he llevado cierto chasco. Si bien es cierto que los capítulos centrales (2º y 3º) siguen estando dibujados por Tyler Crook (me chifla su arte), es decir, sobre los que me he centrado en esta reseña, los capítulos 1º y 4º están ilustrados por otros artistas (en mi opinión, de calidad inferior). Me jode cuando en una serie invitan en algún número suelto a ilustradores ajenos a esta (por desgracia es algo bastante común en el mundillo del cómic). Espero y deseo que no vuelva a repetirse en futuros volúmenes. En fin, es por lo que, a diferencia de los dos volúmenes anteriores, no le he dado un sobresaliente.

No obstante, a pesar de este detalle negativo, he de decir que las tres historias de este volumen enganchan una barbaridad. Y además tienen finales totalmente insospechados. Me encantaría que se hiciera la adaptación de estas historias y se hiciera una peli. No, mejor aún, una serie. De hecho, de las tres historias, las que más me gustaron fueron la de Bernice (capítulos 2 y 3) y la de la casa encantada (capítulo 4).


En definitiva, que si os gustan las historias de terror clásicas pero con ese toque renovado y las novelas gráficas, no sé qué estáis esperando para haceros con esta serie. Brujas, maldiciones, misterios desenterrados del pasado, historias siniestras y secretos susurrados por los más ancianos... Un cóctel de intrigas y situaciones macabras que no os podéis perder si sois amantes del género.
Los interesados podéis haceros con este tercer volumen en la página de la editorial, pinchando aquí.
Por mi parte, aunque sea de tiempo en tiempo, seguiré repitiendo con más y nuevas historias de esta serie. Una serie que, número tras número, sigue sorprendiendo.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...