lunes, 27 de septiembre de 2021

The Florida Project


Título: The Florida Project
Director: Sean Baker
País: Estados Unidos
Año: 2017
Género: Drama


Opinión personal
La película que hoy os traigo es cine independiente, y en este caso concreto, CINE con letras mayúsculas. Había leído buenas críticas, pero más allá de eso la vi sin tener ni idea de qué iba, como mejor se disfruta de la experiencia.

En un motel cuya fachada está pintada de rosa viven unos niños. Es verano y, sin la supervisión de ningún adulto, estos se pasan el día de aquí para allá haciendo travesuras, molestando a quienes se cruzan con ellos, vagabundeando por casas abandonadas de los alrededores, merodeando la orilla de algún pantano y exponiéndose a peligros de los que ellos son ajenos.


Monee, la niña en quien se centra la historia, tiene seis años, y vive entre el mundo imaginario que crea junto con sus amigos, y la sórdida realidad del mundo de los adultos, pues ningún niño debería tener una infancia tan podrida.
Su madre es Halley, una chica de 22 años que es un desastre andante. Madre soltera y sin apenas recursos, es el ejemplo de mujer que bajo ninguna circunstancia debería haberse quedado preñada. Cada día manda a la niña a recoger comida de un bar de comida basura cercano, donde trabaja una amiga de camarera (también madre soltera). Tienen un trato: ella cuida de su hijo mientras trabaja (uno de los amiguitos de Monee), y esta les da comida gratis, que pasan a recoger los niños cada mañana por la puerta de atrás. Pero la triste realidad es que los críos se pasan el día solos, salvo en momentos puntuales.
Monee y su madre viven en una habitación de motel, sin obligaciones ni nada que hacer durante el día. El típico motel junto a una carretera donde la mayoría está de paso, sin un hogar fijo.



Pero en esta historia también tenemos a Bobby, el gerente del motel. A menudo tiene que estar sacando a los niños de líos, o peor aún, sufriendo sus gamberradas. Sin embargo, la paciencia tiene un límite, y en más de una ocasión discute con la madre de Monee, echándole en cara que tendría que estar más pendiente de su hija y no dejar que se pase todo el tiempo por ahí sola, pues el día menos pensado ocurrirá una desgracia.


Este hombre (interpretado por un Willem Dafoe soberbio) se pasa el día resolviendo problemas, llevando las labores de mantenimiento cuando algo se estropea, mediando entre disputas domésticas de sus propios inquilinos, y a menudo haciéndose cargo de funciones que ni le corresponden. Bobby es un buen tipo, alguien con corazón, que ayuda a los demás dentro de sus posibilidades, pero también que mira por su negocio, que al fin y al cabo es su pan. Al final de su jornada acaba agotado, satisfecho de haber resulto problemas, pero cada vez más cansado.



Cada final de mes suele tener sus más y sus menos con Halley, que siempre se retrasa en el pago del alquiler y cada vez está peor; la vida de esta joven madre es muy caótica. Para poder pagar el alquiler de la habitación y mantener a su hija a veces recurre al pillaje, timando a los turistas y los pobres incautos que se cruzan en su camino. Y en este tipo de chanchullos se lleva a Monee, que desde su visión infantil se lo toma todo como una especie de juego. Pero, como no puede ser de otra manera, poco a poco las cosas se van torciendo y la realidad se va tornando más sórdida si cabe.




La película nos muestra la cara menos amable de esa gente que vive al límite, subsistiendo como pueden en un precario equilibrio. Y en este caso en concreto, la de Monee y su madre, una de las tantas familias en crisis que habitan este apartado motel de fachada rosa venido a menos, muy próximo a Disneyworld, "el lugar más feliz del planeta". Una zona llena de gente que está de paso, de turistas, y también de algún que otro desaprensivo.


Con esta película me llevo dos cosas (en realidad muchas, pero sobre todo dos):
-Por un lado Monee. Quédense con la cara de esta actriz, porque de mayor dará que hablar. Siendo tan pequeña, le imprime tal realismo... Puede que la mejor interpretación infantil que he visto hasta la fecha.
-Por el otro está Bobby. Alguien que te gana enseguida, un tipo corriente que lucha con su estresante día a día, como cualquiera, pero con un corazón inmenso. Y aunque es un personaje secundario, es el mejor Willem Dafoe que he visto hasta el momento.

Esta multipremiada película es muy humana (en todas sus ramificaciones), realista, sórdida, pero no se apoya en el drama ni bebe de la tristeza, pues por el contrario es muy luminosa y vitalista (desde los ojos de una niña de seis años), que es una de las cosas que más me han gustado. Y dentro de su crudeza, es hasta hermosa.
En resumidas cuentas, una jodida obra maestra, y de lo mejorcito que he visto este año.





martes, 21 de septiembre de 2021

Damas Asesinas


Título: Damas Asesinas
Autor: Tori Telfer
Páginas: 334
Año de edición: 2019
Género: Ensayo


Opinión personal
Damas Asesinas es el primer libro de esta autora y nada tiene que ver con lo que llevo leído hasta el momento. Cuando se habla de asesinos en serie, por lo normal, pensamos en hombres psicópatas y depravados que actúan en solitario. Y es cierto que la gran mayoría son hombres. Pero con este libro, su autora plantea que realmente ha habido muchas más mujeres asesinas en serie a lo largo de la historia que las que se contabilizan a día de hoy. Según ella, estas mujeres se camuflan más fácilmente en la sociedad, formando parte de familias y con unas vidas aparentemente normales. Y las que terminan siendo declaradas y condenadas por asesinas, la mayoría han terminado en un centro psiquiátrico dadas por locas y posteriormente olvidadas.

Este libro es una compilación de asesinas en serie, en el que se rescata a las 14 maestras del crimen más célebres de la Historia. No voy a entrar en detalle, pero sí me gustaría señalar las que más han llamado mi atención.

La condesa sangrienta. Etzsébet Báthory. Nacida en siglo XVI. Sus padres eran primos, algo muy común en aquella época. Se casa con un conde de Hungría, el cual fue toda una fuente de inspiración para una joven sociópata como Etzsébet. Se dedicaba a torturar a criadas jóvenes. Tenía una dama de compañía con fama de ser fría y despiadada que le enseñó a asesinar. Tras la muerte de su marido se vuelve aún más violenta, convirtiéndose en una fanática de la tortura y del asesinato de jovencitas. Pero cometió el grave error de acabar con la vida de hijas de nobles y ese fue su fin. 

La abuelita risueña. Nannie Doss. Nacida a principios del siglo XX, asesinó hasta 4 maridos. Tenía grandes dotes culinarias y lo aprovechó bien para acabar con la vida de sus parejas. Tuvo varios hijos y tres de ellos murieron cuando eran muy pequeños. Realmente, una mujer sin escrúpulos con imagen de señora dulce y amable.

La mujer maldita. May Ann Cotton. Nació en 1832. Era una niña feliz hasta que muere su padre y se ve obligada a arrimar el hombro en casa. Se casó a los 19 años. La miseria fue en aumento con el paso del tiempo, viviendo en un asentamiento de chabolas al sudoeste de Inglaterra. Tuvo hasta 5 hijos y todos murieron antes de llegar a registrarlos. Cuando por fin el matrimonio pudo mudarse, ella se enamora de otro hombre. Y ese amor la lleva a cometer varios asesinatos.

La reina de las envenenadoras. Marie-Madeleine. Marquesa de Brinvilliers, nacida en 1630 e hija del teniente civil de París. Tenía dos hermanos más jóvenes que ella y una hermana pequeña. Contrajo matrimonio con el acaudalado Antoine Gobelin y se adentró un poco más en la alta sociedad. No tardaron en buscarse amantes al poco de casarse. El padre de Marie monta en cólera y consigue meter en prisión al amante de esta. Cuando finalmente el joven es liberado, comienzan a trabajar en la alquimia y juntos planean envenenar al padre de Marie. Pero con el tiempo se ve obligada por sus hermanos a mantener su matrimonio por la reputación de todos. En pocos meses, los hermanos aparecen envenenados.


Estas son historias de mujeres aparentemente normales destinadas a ser monjas, a formar parte de la nobleza o a la pobreza y mal vivir, que terminan convirtiéndose en crueles asesinas sin escrúpulos. Un libro duro del que quizás esperaba más al ver de qué trataba. Me ha parecido muy interesante, pero creo que al estar contado en primera persona por la autora de forma documental y al ser diferentes historias, no ha terminado enganchándome y he de reconocer que se me ha hecho un poco cuesta arriba. No quiero decir que no sea bueno, sino que simplemente no es para mí.




lunes, 13 de septiembre de 2021

Harrow County 3. Doctor Serpiente


Título: Harrow County 3. Doctor Serpiente
Autor: Cullen Bunn, Tyler Crook
Páginas: 136
Año de edición: 2017
Género: Cómics, Novela gráfica


Opinión personal
Vuelvo a adentrarme en Harrow County, esta región llena de leyendas oscuras y superchería. En esta tercera parte seguiremos ampliando la mitología de este misterioso lugar con más historias.
Por cierto, tenéis reseñadas en el blog la primera parte (aquí) y la segunda (aquí).

Este tercer volumen de la serie consta de 4 capítulos.
-El 1º se centra en ese grimoso niño sin piel que ya conocemos de anteriores números (que aparece en la portada de este volumen), ahondando en sus orígenes, y coincidiendo con la llegada de un tal Doctor Serpiente, un tipo del que enseguida intuimos que no trama nada bueno.
-El 4º y último capítulo se centra en una casa encantada que trae de cabeza a la familia que la habita; la misma que pide ayuda a Emmy, la "bruja" local (protagonista de esta serie), aunque solo sea para arrojarles luz acerca del porqué de esos sucesos tan extraños que no les dejan vivir tranquilamente.

Y estaréis pensando, pero Ray, te has saltado el 2º y el 3º. ¿Qué pasa en ellos?
Bueno, esos forman una misma historia, que al ser la que más me ha gustado, centraré la reseña en ella.
Esta historia la protagoniza Bernice, la mejor amiga de Emmy, un personaje que en anteriores volúmenes se nos mostraba pero solo de pasada.




Algo terrible sucede en un momento dado, y Clinton, un niño de la zona de casas por donde vive Bernice, le pide ayuda a la muchacha. Al parecer todo está relacionado con una mujer que vive en lo profundo del bosque, a la que siempre han atribuido leyendas siniestras y desgracias.
Llena de curiosidad, Bernice le pregunta a su abuelo sobre esta misteriosa mujer que siempre ha vivido apartada del resto. Entonces su abuelo le habla desde su experiencia, remontándose a una vez en la que, siendo él un jovenzuelo, estaba bañándose en el río, cuando estuvo a punto de ser mordido por una de las víboras de esta bruja.


Después de aquello, el abuelo le insiste a su nieta en que ni se le ocurra acercarse por la casa de la bruja, a esa parte del bosque a la que nadie osa adentrarse.
Viendo la seriedad de su abuelo, Bernice deja las cosas como están y se olvida del tema; pero esa misma noche Clinton vuelve a aparecer, pidiéndole desesperadamente ayuda. El tío del niño ha desaparecido y este cree que sabe dónde puede estar. Bernice le explica que no tiene poderes como su amiga Emmy, pero al ver al crío tan mal, decide acompañarlo al bosque, allí donde vive esa que, según cuentan, puede comunicarse con las serpientes.






Esa noche destaparán un secreto largo tiempo oculto, lo que supondrá un antes y un después en sus propias vidas. Ya nada volverá a ser como antes, y muchas de las ideas preconcebidas que tenían (alimentadas con las leyendas urbanas y la superstición de las gentes de Harrow County) cambiarán por completo.





El autor nos adentra en una de esas historias absorbentes e inmersivas que te atrapan desde la primera página, un cuento de terror enmarcado en esa América rural sureña de la que tanto disfruto.

Hay algo que no me puedo callar (para mí, el único aspecto negativo), y es que en este volumen, aunque la historia sigue estando a cargo del mismo autor, con el dibujo me he llevado cierto chasco. Si bien es cierto que los capítulos centrales (2º y 3º) siguen estando dibujados por Tyler Crook (me chifla su arte), es decir, sobre los que me he centrado en esta reseña, los capítulos 1º y 4º están ilustrados por otros artistas (en mi opinión, de calidad inferior). Me jode cuando en una serie invitan en algún número suelto a ilustradores ajenos a esta (por desgracia es algo bastante común en el mundillo del cómic). Espero y deseo que no vuelva a repetirse en futuros volúmenes. En fin, es por lo que, a diferencia de los dos volúmenes anteriores, no le he dado un sobresaliente.

No obstante, a pesar de este detalle negativo, he de decir que las tres historias de este volumen enganchan una barbaridad. Y además tienen finales totalmente insospechados. Me encantaría que se hiciera la adaptación de estas historias y se hiciera una peli. No, mejor aún, una serie. De hecho, de las tres historias, las que más me gustaron fueron la de Bernice (capítulos 2 y 3) y la de la casa encantada (capítulo 4).


En definitiva, que si os gustan las historias de terror clásicas pero con ese toque renovado y las novelas gráficas, no sé qué estáis esperando para haceros con esta serie. Brujas, maldiciones, misterios desenterrados del pasado, historias siniestras y secretos susurrados por los más ancianos... Un cóctel de intrigas y situaciones macabras que no os podéis perder si sois amantes del género.
Los interesados podéis haceros con este tercer volumen en la página de la editorial, pinchando aquí.
Por mi parte, aunque sea de tiempo en tiempo, seguiré repitiendo con más y nuevas historias de esta serie. Una serie que, número tras número, sigue sorprendiendo.




martes, 7 de septiembre de 2021

Sentimental


Título: Sentimental
Director: Cesc Gay
País: Estpaña
Año: 2020
Género: Comedia


Opinión personal
Esta nueva temporada me estreno con una comedia española. Una película protagonizada por un cuarteto de caras conocidas. Por un lado, están Julio (Javier Cámara) y Ana (Griselda Siciliani), un matrimonio de más de 15 años que apenas se miran ni se tocan. Se pasan el día con un tira y afloja de reproches irónicos. Y por otra parte están los vecinos de arriba, Salva (Alberto San Juan) y Laura (Belén Cuesta), una pareja que apenas lleva 2 años de relación, más jóvenes y cuyos ruidos durante sus noches de pasión traen de cabeza a Julio y a Ana.



Un viernes por la tarde, al llegar a casa, Julio se encuentra con que su mujer está preparando una cenita porque ha invitado a los vecinos de arriba, para agradecerles que les ayudaran en la mudanza y tener un detalle con ellos. A él no le hace ninguna gracia que haya invitado a los vecinos sin avisarle, y le pide a Ana que cancele la cena. Comienzan a discutir y, justo cuando van a llamarles para cancelarlo todo, llaman a la puerta. Son ellos.

Ya os podéis imaginar qué tal se da la cena, con el mal rollo sembrado desde antes. La tensión entre Ana y Julio va en aumento, haciendo partícipes a Salva y Laura de sus tiranteces entre reproches e indirectas. Los vecinos sin embargo toman una actitud conciliadora, aunque incidiendo un poco en la herida; sobre todo Salva, que sutilmente provoca a la pareja con comentarios aparentemente inofensivos. Hasta que terminan proponiéndoles un plan que hará explotar por los aires el matrimonio de Julio y Ana.


Una divertida película que no te dejará indiferente. Sorprendente, llena de diálogos y con unos actores que hacen de sus personajes personas reales y creíbles. Javier Cámara está espectacular, como siempre, nunca me defrauda. Y es que hace el papel suyo totalmente.  Para mí el más creíble de todos y con el que he terminado empatizando más. Alberto San Juan y Belén Cuesta están muy divertidos. Y Griselda ha sido para mí una sorpresa porque no conocía esta actriz y su papel es quizás el más importante de la peli. Es, perfectamente, una terapia de parejas donde airear los trapos sucios. Sin duda, con esta película el debate está abierto.







lunes, 30 de agosto de 2021

Ready Player One


Título: Ready Player One
Director: Steven Spielberg
País: Estados Unidos
Año: 2018
Género: Ciencia ficción, Aventuras


Opinión personal
Ya estamos de vuelta!! Qué tal estáis llevando el verano?
Regresamos, y para la ocasión os traigo una recomendación de primera. Una película que me ha sorprendido muy gratamente y que ya os adelanto que es de lo mejorcito que he visto en lo que va de año.

En 2045 el mundo es bastante decadente y sin encanto, y muchos, por no decir la gran mayoría de la sociedad, entran cada día a "Oasis", un mundo virtual donde uno puede ser quien quiera ser y vivir miles de aventuras, una especie de videojuego o espacio alternativo pero a escala global (ya la premisa de la que parte me ha gustado mucho, muy friki, muy mía, pues hace años me dio por jugar al WoW y me ha recordado a aquellos días de pura evasión. ¿Alguien en la sala que jugara también a mundos en abierto? Que levante la mano ^^).
Wade Watts, nuestro protagonista, un adolescente que vive en un barrio suburbial, es uno de los tantos que cada día se conecta a esta realidad virtual, escapando de su entorno gris.
En la vida real no es nadie, un chico sin futuro que hace lo que puede para subsistir dentro de una familia disfuncional; pero en Oasis es Parzival, es decir, el personaje o avatar que se ha creado.



Dentro de este mundo en abierto hay infinidad de sitios interesantes adonde ir, pero los favoritos por la gente son los torneos, pues es una forma estupenda de divertirse con competiciones de pura adrenalina, a la par que se consigue dinero si uno gana. Y claro, con los créditos uno puede comprar mejoras y cantidad de artículos exclusivos.
Nuestro narrador y protagonista nos lleva de la mano a alguno de estos sitios, y de camino nos presenta a su mejor amigo dentro de Oasis (que no el único). Ambos son ya veteranos en este tipo de torneos y se apuntan siempre que pueden, aunque alzarse con la victoria es muy difícil, son muchos los que se apuntan y las pruebas son bastante duras.




Tras la muerte del creador de Oasis, se plantean tres misterios a los millones y millones de usuarios, tres incógnitas diseminadas por los rincones más inhóspitos de este mundo virtual. Quien las encuentre y resuelva, se hará con el total de las acciones y el control de esta empresa, o lo que es lo mismo, con el destino de Oasis. El fallecido era un multimillonario enamorado de la cultura ochentera, por lo que Oasis está plagado de personajes y referencias a los 80. En este sentido es un auténtico carrusel de escenarios, objetos e figuras icónicas del cine, la música, los videojuegos y más ámbitos de esta década dorada (en la que este servidor era niño).


Nuestro protagonista es un gran admirador del creador de Oasis, conoce toda su trayectoria, y por ende, es un fanático de la cultura ochentera (pese a pertenecer a esta época futura). Es por lo que decide investigar sobre estos enigmas que Oasis plantea, y junto a sus amigos se aventura en esa especie de yincana imposible. Y donde nadie ha llegado, el chico empieza a descubrir pistas importantes.
Y es en esta búsqueda cuando conoce a una misteriosa chica. Su mejor amigo le aconseja que no se fie, pues nadie sabe cómo es cada uno en el mundo real, pero Wade no puede evitar sentirse atraído.


La película mezcla lo tecnológico y futuro con esa nostalgia por lo retro y ochentero, y en mi opinión lo hace con sobresaliente. Hace años que apenas veo cine comercial palomitero, dándole prioridad a lo independiente, a otro tipo de películas con contenido más interesante, pero esto... Bueno, es que Spielberg son palabras mayores. Con él sabes que es cine de calidad. Me fascina la versatilidad de este director, que nunca se encasilla: lo mismo te hace cine de época, serio, bélico o dramático, que te hace aventuras y cuentos para mayores, sacando a relucir ese niño que siempre ha tenido dentro, despertando a su vez el que todos conservamos, ese cine que conecta directamente con los sueños y las fantasías más entrañables.
Ready Player One es una película hecha de muchas otras películas. Parece que sea una historia que haya sido creada para mí. Estad atentos, porque los guiños son tantos (prácticamente en casi cada fotograma), que muchos os pasarán desapercibidos. Es una película para no despistarse ni un momento.
Por cierto, mención especial a la parte en la que visitan el Hotel Overlook (El resplandor, ya lo sabéis, es una de mis pelis favoritas, me sé casi de memoria sus diálogos). Solo por esta secuencia ya merece la pena la peli.



Pero no os penséis que son solo guiños. La historia está muy bien. Visualmente es espectacular, sí, pero la trama no se queda atrás, tiene esa dosis de misterio que te va atrapando poco a poco y no te da respiro. Pese a atiborrarnos con grandes secuencias de acción, no cansa, no empacha. Tiene un equilibrio perfecto entre mundo virtual y mundo real, entre espectáculo y buenas dosis de intriga. Está todo muy bien hilado. Y luego, para más inri, nos regala esa nostalgia de nuestra niñez y adolescencia que la hace única e irrepetible.


En definitiva, de lo mejorcito que he visto este año, y desde ya una de mis pelis favoritas de Spielberg.
No leí el libro en el que está basada (seguro que algunos lo conocéis, pues es muy popular), aunque no creo que haga falta. La película por sí sola es toda una experiencia, de esas que lo pasas a lo grande y que, a la larga, dejan huella. Decir que me ha encantado es quedarme corto, este director hace magia.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...