martes, 16 de octubre de 2018

Golpe de estado


Título: Golpe de estado
Director: John Erick Dowdle
País: Estados Unidos
Año: 2015
Género: Acción



Opinión personal
Esta semana os vengo a hablar de una película de infarto. De esas que no te dejan coger aliento porque la tensión no sólo se mantiene sino que va en aumento conforme avanza la trama. Viendo a Owen Wilson en el cartel bien podría tratarse de una comedia, pero nada de eso. En este film lo veréis en un registro que nada tiene que ver con el que nos tiene acostumbrados y he de decir que me ha encantado.


Por motivos laborables, Jack Dwyer, junto con su mujer y dos hijas pequeñas, se traslada a un país del Sudeste Asiático. La familia comenzará una nueva etapa en este lugar, pero no se imaginan la pesadilla que vivirán.
A la llegada nada es lo que esperan. Se hospedan en un hotel facilitado por la empresa para la que trabaja Jack. Esta entidad se ha ganado enemigos en el país y sin esperarlo se ven en medio de un golpe de estado.


Los rebeldes toman las calles y el despliegue policial es insuficiente. El caos y la violencia cobran protagonismo. Los extranjeros como ellos son violentamente ejecutados. El matrimonio, desesperado, hará lo impensable por escapar y salvar sus vidas y la de sus hijas. ¿Conseguirán pasar desapercibidos y salir del país?


Hay escenas de vértigo, como puede ser en la que el padre de familia sale a comprar un periódico y de buenas a primeras se ve en medio de la calle, a un lado la policía y al otro los rebeldes. En cuestión de segundos comienzan los disparos, los negocios echan persianas abajo y tiene que huir como sea. Otra escena que se me ha quedado grabada es la que transcurre en una azotea. Es imposible permanecer inerte ante este momento. Creo que fue cuando mi corazón más fuerte latió. No quiero entrar en detalles porque prefiero que lo veáis vosotros mismos.


No puedo pasar por alto la actuación de cada uno de los protagonistas. Tanto los adultos como las niñas trabajan de manera sublime. En ocasiones me ha parecido más un documental que una película por su realismo y crudeza. He sufrido con ellos. A lo largo de la trama la acción no decae, sintiendo que en cualquier momento algo saldrá mal y morirán. Esta familia vive situaciones realmente extremas. Los rebeldes son violentos y carecen de escrúpulos. Quizás el hecho de saber que nos podría pasar a cualquiera sea lo que dé más miedo. Películas de este tipo escasean. Merece la pena verla.






martes, 9 de octubre de 2018

Anomalisa


Título: Anomalisa
Director: Charlie Kaufman, Duke Johnson
País: Estados Unidos
Año: 2015
Género: Drama, Comedia, Animación



Opinión personal
Hoy os traigo una de esas joyitas que vi en su día y desde hace tiempo os quería hablar, porque para mí fue toda una sorpresa.
Más allá de lo que pueda parecer, pues está hecha con animación stop motion, la película no es precisamente para niños, y sí más bien una historia profunda y metafórica para adultos. Siendo del mismo director de Cómo ser John Malkovich, por fuerza tenía que ser original.

La película tiene por protagonista a un motivador profesional que, cuanto más ayuda a la gente, más monótona y anodina es su vida.



Todo el mundo le parece y le suena igual.
Esto es algo que me llamó mucho la atención, pues nada más comenzar la peli me empecé a dar cuenta de que todos los personajes que salían (al margen del prota, claro), que interactuaban con él, tenían la misma cara. No solo eso, también la misma voz.





Curioso, muy curioso, como si, de algún modo, el prota hubiese empezado a caer en una espiral de desencanto por las cosas, y la vida, la gente, le resultara fútil y monocromática. Aunque es un razonamiento que se interpreta, porque la película no explica nada en ningún momento. Es todo muy sutil y simbólico.

El caso es que, llegados a un punto, el pobre hombre se encuentra en el peor momento de su vida. Anímicamente, con el ferviente impulso de huir lejos, donde nadie lo encuentre, y cometer cualquier locura con tal de desaparecer.



En plena crisis, sin esperanzas ya en sí mismo, en el mundo que le rodea, de repente una noche se cruza con alguien cuya voz le suena diferente al resto.



Y el descubrimiento de esta chica lo cambia todo. En un intento por desconectar con su mundo y los suyos, estará dispuesto a abandonarlo todo y a todos por alcanzar la felicidad con ella.





Bajo un planteamiento tan simple (en apariencia), estamos ante una historia profunda, extraña, brillante, emotiva, y un sinfín de calificativos que podrían resumirse en obra maestra. Como siempre digo, la mayoría de veces las ideas más simples (llevadas a cabo con maestría, eso sí) son las mejores. Y si me ha gustado tanto ha sido también porque, por qué no decirlo, me ha recordado mucho a las propias historias que más de una vez he escrito, tiene ese puntito de surrealismo que tanto me gusta mezclar con los ambientes más cotidianos.



En su cartel reza la frase: "La película más humana del año". Es irónico, porque es así, y todo ello sin un solo humano, valiéndose de muñecos para contarnos un relato íntimo y peculiar que estuvo nominado al Oscar.
A mí me ha encantado, pero no se la recomendaría a cualquiera. Absteneos los que busquéis una trama enrevesada, absorbente, con grandes giros y mucho suspense. Por el contrario, es una de esas historias para degustar con tranquilidad, dejándose llevar por lo que ella quiera contarte y, más tarde, sacar tus propias conclusiones.
A mi parecer, original, humana, diferente a todo lo visto hasta la fecha. Memorable.







martes, 2 de octubre de 2018

Yo, Buda


Título: Yo, Buda
Autor: José Frèches
Páginas: 318
Año de edición: 2007
Género: Biografía



Opinión personal
La verdad es que no soy de leer biografías. Me gustan más las novelas de ficción. Pero en este caso me animó la curiosidad por este movimiento, para mí más filosófico que religioso. Sinceramente no me van las religiones, aunque respeto las creencias de cada uno. Es algo muy personal que nadie debe juzgar. Pero el Budismo es para mí el gran desconocido. Y quizás por su toque exótico o por su pensamiento pacífico desde siempre he sentido curiosidad por esta religión, una de las más influyentes del mundo.

Decidí comenzar por el principio de todo, la vida de Buda. Un niño que nace en el seno de una ilustre familia de guerreros. Criado por un padre severo y estricto deseoso de ver a su pequeño convertido en el mejor guerrero de todos. Sin embargo, el príncipe Siddharta Gautama rechaza todo aquello que esté relacionado con la violencia. Sin ser consciente empieza a sentir interés por el sufrimiento del ajeno y se plantea cuestiones que desconcertarán a los que lo rodeen.

A pesar de estar rodeado de toda clase de lujos y privilegios, Siddharta ansía salir y conocer mundo. Quiere saber cómo es la gente que vive lejos de su hogar. Así es como llega a ser conocedor de la miseria y pobreza que sufre su querida India. Es testigo de las circunstancias tan extremas y precarias en las que se encuentra su pueblo. Pronto tomará una decisión que marcará su vida. Rechaza la vida que ha llevado hasta el momento y lo deja todo para partir en busca del Conocimiento y la Iluminación.



Desde luego, nada hubiera sido igual sin Chandaka, su fiel amigo. Fue más que eso, un hermano. Sentía devoción y entrega absoluta por  Siddharta y lo siguió hasta el final. Ambos comenzaron ese camino desprovistos de sus ropas y bienes, tan solo unas viejas túnicas cubrían sus cuerpos. Al principio solos, pero pronto se le sumaron inesperados discípulos. Su carisma hacía que su discurso llegara a cualquiera que se cruzara con él. 

Como conclusión he de decir que me esperaba más. El libro empieza muy bien y la primera parte es bastante interesante porque habla sobre la vida de Siddharta, pero la segunda mitad se me ha hecho algo pesada y es que creo que una vez que se sale de la vida mundana y comienza a tratar temas más espirituales pierde para mí interés. Ya sé que inevitablemente una historia sobre la vida de Buda tocaría temas religiosos, pero pensaba que con este libro descubriría algo que me haría cambiar mis pensamientos y no ha sido así. No obstante, me ha resultado muy interesante.




martes, 25 de septiembre de 2018

Trazo de tiza


Título: Trazo de tiza
Autor: Miguelanxo Prado
Páginas: 104
Año de edición: 2012
Género: Cómics, Novela gráfica


Opinión personal
Después de disfrutar tanto con Ardalén (reseña aquí), pues fue todo un descubrimiento, necesitaba leer más cosas de su autor, así que, curioseando entre su obra, elegí Trazo de tiza, de la que vengo a hablaros hoy. Esta es una de esas historias que tanto me gustan que transcurren en una localización recóndita, y con pocos personajes; ingredientes que siempre me resultan atractivos.

Empezamos poniéndonos en la piel de Raúl, un tipo del que poco sabemos, tan solo que ha perdido el rumbo y los vientos del azar han arrastrado su velero hasta una isla de la que nada sabía. Ese tipo de lugares que ni siquiera vienen en los mapas marítimos por lo insignificantes que son.
Cansado de largos días y semanas atravesando el inmenso azul sin nadie con quien hablar, decide arribar y probar suerte, atraído por la curiosidad.






Enseguida se da cuenta de que ya antes otros han pasado por allí; por unas pintadas de mensajes que ve en su largo dique.
En la isla da con una casa (que funciona como pensión para los infrecuentes, casi anecdóticos, viajeros), regentada por Sara, una madre soltera, y su hijo Dimas, un extraño adolescente, parco en palabras y reservado, que esconde hábitos poco saludables.
Raúl toma algo de comer y alquila una de sus varias habitaciones, deseoso de descansar aunque solo sea por una noche con los pies en la tierra.





Sara, una de esas mujeres coraje acostumbradas a subsistir sola sin grandes lujos ni comodidades, intercambia de vez en cuando objetos de gran utilidad y mercancías con los viajeros para aprovisionarse. Su pasado (como el del resto de personajes) se antoja un enigma.
Esa noche Raúl duerme en la isla, sin saber que no es el único visitante, pues alguien más ha llegado antes que él, solo que no se hospeda en la casa, sino en otra embarcación, al otro lado del dique.



Al día siguiente Raúl conoce a Ana, la otra turista que también llegó a la isla. Solo que, a diferencia de él, ella no llegó allí fruto de la casualidad, sino con la intención de citarse con un "amigo"; con lo que, se intuye, ya conocía la isla de tiempo atrás.




Enseguida vemos cómo Raúl empieza a demostrar un especial interés por Ana, sus formas sofisticadas y su aire misterioso no pasan desapercibidos por este, que de repente ya no tiene tanta prisa por continuar con su viaje. Tal vez unos días en tan pintoresco lugar le vengan bien.
Nuestro protagonista se dedica a pasear por sus distintos rincones. En la isla hay un faro, pero ni tiene farero ni funciona. Una imponente construcción coronando una colina, abandonada desde no sabemos cuánto.









Pese a los intentos de Raúl por trabar amistad con Ana, esta mantiene las distancias y, más allá de cierta cordialidad, no parece estar muy interesada en él, o eso se percibe. Sin embargo, los días pasan y el supuesto "amigo" que ella espera no aparece.
Entre tanto, nuestro protagonista se ve inmerso en un hábitat bello y reparador, pero también extraño y solitario, envuelto entre dos mujeres desconcertantes: una culta y refinada, y la otra más "silvestre" e intuitiva. Pronto la tensión sexual se empieza a palpar en el ambiente.









La isla, pese a su sencillez, pues se recorre en muy poco, se ve sin duda un rincón paradisíaco en mitad del océano. Y aun así, rodeado de cierto misterio: un faro sin luz, un inmenso dique casi vacío, una fonda sin apenas clientes... Un lugar aislado del mundanal ruido, lejos de toda civilización, una pequeña porción de tierra con forma alargada en mitad del gran azul líquido, apenas un trazo de tiza a vista de pájaro.













Pero no todo resulta tan idílico y tranquilo, y en un momento dado, más adelante, otros turistas llegan a la isla, unos tipos con intenciones deshonestas que, con sus ansias de diversión, pronto trastocan el hasta entonces apacible ambiente.



Lo que más me ha gustado de esta novela gráfica es su atmósfera realista tanto del entorno como de la caracterización de los personajes, sus sobrias personalidades, llenas de corazas (como en la vida real), cada una en lucha consigo misma, con sus tentaciones y anhelos secretos.
El trazo de los dibujos es extraño, como si el autor hubiese querido experimentar con esta historia, dándole ese aspecto como de acuarela.









He de admitir que no me ha gustado tanto como Ardalén, pero igualmente es muy recomendable. Un relato donde los silencios y las miradas adquieren bastante expresividad, y el insólito entorno se convierte en un personaje más.
Un faro en mitad del océano. Una pequeña isla casi deshabitada. Unos personajes perdidos que buscan sin encontrar. Un relato fascinante y sorprendente que nos obliga a no perder detalle y nos engancha desde la primera página. La situación en la que se enmarca la historia es tan extraña que al terminar cada capítulo te quedas deseoso de saber qué pasará, pues, como en la vida real, su encanto reside en lo impredecible que es.



Los interesados en esta obra podéis adquirirla en la página de su editorial, pinchando aquí.