jueves, 25 de septiembre de 2014

Cometas en el cielo


Título: Cometas en el cielo
Autor: Khaled Hosseini
Páginas: 384
Año de edición: 2007
Género: Ficcón literaria


Sinopsis
Sobre el telón de fondo de un Afganistán respetuoso de sus ricas tradiciones ancestrales, la vida en Kabul durante el invierno de 1975 se desarrolla con toda la intensidad, pujanza y colorido de una ciudad confiada en su propio futuro. Este libro es la conmovedora historia de dos padres y dos hijos, de su amistad, y de cómo la casualidad puede convertirse en un hito inesperado en nuestro destino.


Opinión personal
Desde siempre me han gustado mucho los dramas. No es que me agrade pasarlo mal, sino que me da la impresión que siento más. Es como si me pusiera en el lugar de cada personaje y padeciera junto a ellos. Me da la impresión que si hay algún suceso trágico luego cuando pasa algo bueno, es el doble de bueno. Las dificultadas y los obstáculos engrandecen los beneficios.  No sé si me explico.

Cuando terminé de leer este libro, necesité unos minutos de reflexión, porque se trata de una historia que me ha absorbido totalmente. Incluso tiempo  después de haberlo leído, aún recuerdo pasajes y siento un pellizco en el estómago. En él se cuenta la amistad entre dos niños que viven en un barrio de Kabul, Afganistán.

Amir está obsesionado con demostrarle a su padre que ya es todo un hombre. Piensa que ganando la competición anual de cometas estará más cerca de conseguirlo y para ello está dispuesto a todo, incluso a traicionar a su fiel amigo Hassan, un niño hazara sirviente de su padre. Se aprovecha de la fidelidad incondicional de su amigo y se arrepentirá a lo largo de su vida de haber perdido una de las cosas más importantes para una persona, la amistad.
Hassan es traicionado cruelmente por el que hasta ahora ha sido confidente de sus mayores secretos y compañero de juegos. Han crecido juntos pero a pesar del vínculo tan fuerte que los une, esa traición lo alejará de Amir para siempre.
El futuro y las casualidades de la vida vuelven a unir el destino de ambos, aunque no directamente. Amir saldará esa deuda con su amigo muchos años después.
Los personajes son grandiosos. El autor explica tan bien todo, que me he visto implicada en los sucesos, he comprendido a cada personaje perfectamente. Uno de los que más me han gustado ha sido Baba, el padre de Amir. Un hombre autoritario y estricto pero con sabiduría en sus palabras. Y cómo no, Hassan. Este niño me enamora desde el principio, con su humildad y sencillez.

La historia muestra un pueblo afgano esperanzado y expectante con vistas a un futuro mejor, que se ve invadido por los talibanes y su mentalidad estricta y extremista.
Con este libro en mis manos, he llorado y he reído muchísimo. Tiene pasajes muy crudos que me han llegado al alma y al mismo tiempo hay momentos de alegría. Te presenta una lectura muy dinámica y adictiva, no podrás parar de leer y leer. Es una historia que te atrapa desde el principio y jamás te suelta, ya que aunque des por terminado el libro, siempre irán contigo, esos personajes, esos sentimientos, esa belleza…






sábado, 20 de septiembre de 2014

Jersey Boys


Título: Jersey Boys
Director: Clint Eastwood
País: Estados Unidos
Año: 2014
Género: Biográfico

Sinopsis
Esta adaptación al cine del musical homónimo ganador de un premio Tony narra la historia de cuatro jóvenes de Nueva Jersey que iban por mal camino pero que se unieron para crear el icónico grupo de rock “The Four Seasons”, liderada por Frankie Valli. La historia de sus esfuerzos y de sus triunfos va acompañada de las canciones que influyeron en toda una generación.


Opinión personal
Alguna vez cuando vas al cine se te presenta un hecho anecdótico, pues vas decidido a ver una película en concreto, pero no puedes al final por lo que sea (la hora no te viene bien, apenas quedan butacas libres, etc), y acabas metiéndote a ver esa otra que tenías como segunda opción por si la cosa fallaba, esa peli que te llama pero a la que entras sin demasiadas expectativas. Esta en concreto es de la que hoy vengo a hablaros, la gran sorpresa de la semana, de la que salí con una sonrisa en la cara y la sensación de haber empleado bien mi dinero, cuando la película consigue sacarte de la realidad y, por unas horas, disfrutas de una sesión inolvidable.

Clint Eastwood
Hablamos de uno de los grandes. Su carrera, al menos como director (ya que como actor podríamos abrir un hilo aparte y me quedaría corto), está plagada de luces y sombras, unas me han encantado (Gran Torino, Invictus...) y otras me han defraudado (El intercambio, Más allá de la vida...), pero indudablemente, mejor o peor, lo que no se le puede negar a este señor es su maestría a la hora de ponerse tras una cámara. No, señores, ya no se hace este tipo de cine. Sus planos, su mirada a la hora de contarnos una historia, referente para los nuevos directores.
Y siempre que salgo de una película suya me asalta el mismo pensamiento melancólico: "Que viva muchos años más. Por favor, no nos prives de su buen cine de la vieja escuela, que no sea esta su última película". Con la friolera edad de 84 años, su dedicación a este mundillo es algo digno de admirar.


Frankie Valli
Esta película nos relata la vida de Frankie Valli, vocalista del grupo The four seasons, uno de los más destacados grupos musicales de los 60. El nombre me sonaba mucho, así que al buscarlo por internet, cual es mi sorpresa al ver que algunas de sus canciones están en las BSO de películas, algunas tales como Grease (ya en los créditos iniciales)...


O Dirty Dancing...


El propio director se entrevistó meses antes con Frankie y unos amigos en común para que este le contara su versión de la historia, entre anécdotas y batallitas, acabando la noche rememorando nostálgicamente grupos musicales de la época de los 40 y 50 con la que ambos crecieron. Pues es bien sabido el gusto de Clint por los grandes clásicos de la música; sin ir más lejos, su propia filmografía está plagada de temas genuinos.

La película
Yo no la consideraría un musical. Cuando escucho la palabra musical se me encoge el culo y doy un paso hacia atrás, pues ya he tenido alguna que otra mala experiencia. Sin embargo, a veces exiten excepciones, como en este caso. Yo la veo como una película que nos cuenta una historia, la de unos chicos que de seguir por el camino que iban, de seguro jóvenes delincuentes, acabaron convirtiéndose en una de las revelaciones de la música de su tiempo. Es decir, una peli con canciones, que no un musical. En fin, es una opinión mía de lo más subjetiva.


El estilismo es sensacional, la recreación de esa época, los escenarios, todo.
La fotografía, esos planos desde lo alto, abarcando la lejanía de una callejuela penumbrosa de Jersey, y cómo la cámara va bajando a la vez que se acerca a cuatro chicos bajo una farola. Se nota el buen hacer y sello indiscutible de su director.
Los actores están todos sembrados, al ser desconocidos me creo esta historia basada en hechos reales, no veo a actores sino a personajes. La única cara conocida es la de Christopher Walken, que interpreta sensacionalmente a un capo de la mafia, una especie de simpático y entrañable padrino de los chicos. Me encanta este actor.
Luego está la BSO, unas canciones que son una auténtica delicia y que forman ya parte de generaciones enteras.

De seguro se me olvidan más detalles, pero como al final de lo que va esto es de sensaciones, es con lo que me quedo. Y lo que desde este humilde rincón intento trasladaros. Una recomendación que creo que gustará a todo tipo de público.





miércoles, 17 de septiembre de 2014

Limbo



Hoy me apetecía hablar de este videojuego conocido casi seguro por muchos de vosotros. Una obra de arte que gustará especialmente a aquellos de gustos más indie.

El argumento trata sobre un niño que despierta en medio de un bosque en el "borde del infierno" (el título del juego proviene del término latín limbus, que significa "borde"). Lo único que sabemos es que deberá adentrarse en este inhóspito mundo para encontrar a su hermana, de la que no sabemos nada. Una trama sencilla que servirá de excusa para sumergirnos en esta atmósfera única.

El videojuego fue lanzado al mercado en 2010 por la compañía independiente PlayDead Studios, el primer título de esta familia danesa. Yo lo he jugado en la PS3, y según tengo entendido solo está como juego descargable para esta (o en su defecto la Xbox 360), es decir, no se puede conseguir a través de tiendas físicas.


Desde que lo jugué por primera vez quedé fascinado. Ya desde los primeros minutos el juego te atrapa al ponernos en la piel de este niño sin nombre (o debería decir silueta negra con ojos blancos) que despierta en no se sabe dónde. No hay diálogos, ni hilo argumental ninguno, ni música ambiental (solo en determinadas escenas de riesgo que harán ponernos los pelos de punta), solo el sonido de nuestras propias pisadas y la respiración al caminar. Esto, sumado a esa estética tan minimalista, oscura, lúgubre, hacen del juego una experiencia de lo más disfrutable. En este sentido la ambientación es perfecta.

La jugabilidad es ideal para cualquiera, pues pese a su sencillez, nos encontraremos con numerosas trampas, desafíos que requerirán de nuestro ingenio si no queremos quedarnos estancados en un mismo punto, a veces más de hacernos pensar que de destreza con los mandos, funcionando mitad como juego de plataformas y mitad tipo puzle. Además, al morir, tendremos la posibilidad de revivir infinitas veces, consiguiendo que se nos haga muy llevadero.



Lo mejor:
-Los gráficos. La ambientación. Una potencia estética que tiene más fuerza narrativa que muchas superproducciones con elaborados guiones.
-La jugabilidad. Sencilla y a la vez llena de retos que harán que disfrutemos en ese afán por la supervivencia.
-La valentía de compañías de este calibre para apostar por nuevas formas de contar una historia, regalándonos algo tan poco convencional.

Lo peor:
Su brevedad. Si nos enviciamos al 100% puede correrse el riesgo de terminarlo pronto, dejándonos con ganas de más.


¿Lo recomendaría? Sin duda. Pasaréis un rato increíble. Como digo, una pieza única que ha cosechado cantidad de premios allá por los certámenes donde se ha dejado caer. Avisa en su etiqueta que es para mayores de 18, pero creo que es igual de disfrutable para un público y otro.





jueves, 11 de septiembre de 2014

En campaña todo vale



Título: En campaña todo vale
Director: Jay Roach
País: Estados Unidos
Año: 2012
Género: Comedia



Opinión personal
Hoy os traigo una comedia americana donde dos políticos en plena campaña pierden los papeles y algo más.

Un par de empresarios con fines lucrativos eligen a un hombre de pueblo, bueno e inocente para ser candidato de un partido político y hacer frente a Cam Brady, líder de la oposición, capaz de cualquier cosa por un voto.
Con un ayudante entendido en el mundillo y con una campaña agresiva, Marty va adquiriendo popularidad y los votos aumentan hasta igualar a su contrincante. Cambia de aspecto y de manera de expresarse en público. El nivel de exigencia termina afectando a su vida personal y la ambición hace que se pervierta y cometa actos deshonrosos e inmorales.


Por otro lado, Cam no se queda atrás. Un político acostumbrado a ganar jugando sucio. Su vida es una mentira. Casado con una esposa atraída únicamente por el poder y un hijo con el que no tiene apenas relación. Ve en peligro su candidatura, hasta entonces segura.
El objetivo de ambos es humillar al contrario y ganar así votos. La película muestra lo asqueroso que es el mundo de la política, donde todo vale y donde todo es una gran mentira.


Me ha parecido una película con momentos muy graciosos, pero cayendo, en ocasiones, en lo soez y escatológico. Se trata de una historia algo previsible, pero me ha hecho pasar un rato agradable y echar alguna que otra risa.
Sería interesante que alguno de nuestros políticos, de los que se dedican a este mundo mintiendo, engañando y robando viera esta película. Se reirían de ellos mismos, que pienso es el objetivo de esta historia.









jueves, 4 de septiembre de 2014

El juego de Gerald


Título: El juego de Gerald
Autor: Stephen King
Páginas: 452
Año de edición: 2004
Género: Terror


Sinopsis
En una cabaña aislada, desnuda y esposada a la cabecera de la cama. Jessie asiste inerme al macabro desenlace del juego erótico de Gerald, el hombre con quien ha convivido durante veinte años y que está tendido en el suelo junto al lecho. Acuciada por el hambre y la sed, asediada por los fantasmas del pasado, adquiere conciencia de que la realidad es más pavorosa que la peor de sus pesadillas.


Opinión personal
Esta reseña no es fácil, pero bien merece la pena hablar de este libro.
Nos encontramos ante una de esas historias angustiosas que, solo por conocer la suerte de su protagonista, estaremos pegados a sus páginas.
Quien conozca la obra de Stephen King así por encima sabrá que sus libros se dividen en dos tipos: los de muchos personajes (personajes centrales ubicados en una población pequeña con numerosos secundarios), y los de pocos personajes (dos, tres, cuatro a lo sumo…). Personalmente, no sé por qué, disfruto más con las novelas de esta segunda categoría (Misery, El resplandor…). Esta en concreto que hoy os traigo pertenece a este tipo, de hecho, prácticamente tiene un solo personaje, Jessie, el eje sobre el que gira toda la trama.

La historia comienza con la presentación de este matrimonio, una pareja que tras largos años de casados deciden tomarse unos días para recuperar esa chispa perdida, una escapada a una casa que tienen en el bosque junto a un lago. Es en este marco idílico donde las cosas se tuercen, trayendo consecuencias imprevisibles. En uno de los juegos sexuales de Gerald, el marido, este decide esposar a Jessie a la cama. En pleno coito, a Gerald le da un infarto.
Aquí, señores, comienza todo. Con el fallecido a los pies de la cama, el libro se abre ante los ojos curiosos del lector mostrándonos, ya desde sus primeras páginas, los horrores por los que ella tendrá que pasar.
Los recuerdos de un pasado oscuro y tormentoso la acompañarán durante todo este viaje de sufrimiento.
Los ingredientes en este libro están servidos desde el principio. Imaginaos: hambre, angustia, miedo… Un in crescendo que no dejará indiferente a nadie. Esposada a la cama, a kilómetros de cualquier rastro de civilización, el día resulta eterno, delirante, un paisaje natural a través de la ventana… Cuando llega la noche los miedos anidan tormentos desconocidos, los ángulos muertos se llenan de sombras y en la negrura de estas, un visitante acude en calidad de espectador mudo, una presencia silenciosa que haría helar la sangre a cualquiera.


Cuando leí el argumento de este libro, enseguida quise hacerme con él. Precisamente por no ser uno de sus libros más conocidos, pues nunca antes había oído hablar de él. Uno de esos títulos de los que rara vez encuentras una opinión, y solo por eso, lo sientes más personal, como una reliquia valiosa desenterrada del jardín trasero.
No voy a engañaros, reconozco que no es su mejor título, el ritmo de hecho es un tanto irregular, en ocasiones crece y en otras decrece, sin embargo, tiene momentos tan jodidamente geniales, que según qué pasajes, el agobio es tal que el latido de tu corazón se acelera y pareciera que te falte el aliento. Solo por cierto momento que yo me sé, acerca de la sed y un vaso de agua (un concepto tan simple e insignificante… en teoría), ya merece la pena leerlo. Quienes ya lo leyeron entenderán mis palabras.





lunes, 1 de septiembre de 2014

Amor bajo el espino blanco



Título: Amor bajo el espino blanco
Director: Zhang Yimou
País: China
Año: 2010
Género: Drama, Romance


Hoy le damos la bienvenida al mes de septiembre y parece mentira que en mi ciudad haga más calor que nunca. Ya queda menos para uno de los meses del año que más me gusta, octubre.

Opinión personal
Esta semana os traigo una película sencilla y con encanto. Amor bajo el espino blanco, nos cuenta una historia de amor entre una niña de familia humilde y un joven, algo mayor que ella.
La película, basada en una historia real, transcurre en la China de los años 70. El contenido político está siempre presente aunque en un segundo plano, realzando la figura de los personajes.


El padre de Jing está encarcelado por su condición capitalista y su familia se ve obligada a realizar trabajos para el Partido. La niña es enviada al campo durante varios meses, para la reeducación de la Revolución. Es aquí donde conoce al amor de su vida.
Sun es un joven que trabaja en la base geológica ubicada en el pueblo donde va Jing. Hará todo lo que esté en sus manos para mejorar la calidad de vida de su amada y su familia.


Este romance se vive en secreto, ya que tanto familiares como gente del Partido no pueden sospechar ni lo más mínimo. Un solo fallo y el futuro de Jing se vería truncado. La necesidad de ocultarse lo hace todo aún más apasionado e intensifica cada momento juntos.

Tiene ese toque especial de las películas basadas en novelas. Lo que al principio parecía algo sencillo va despertando mi interés hasta el final. 
Me ha impresionado como dos personas, sin apenas mediar palabra, pueden sentir un amor tan puro y honesto. Una escena que destacaría es cuando, separados por un río, simulan darse un abrazo. Es un momento muy emotivo porque desconocen si volverán a verse.
Una historia romántica, que sin caer en la ñoñería, me ha hecho derramar alguna que otra lágrima.