viernes, 17 de octubre de 2014

Siempre a tu lado (Hachiko)



Título: Siempre a tu lado (Hachiko)
Director: Lasse Hallström
País: Estados Unidos
Año: 2009
Género: Drama


Opinión personal
Esta historia comienza en la vida actual, en una clase donde un niño cuenta la historia de Hachiko, el gran amigo  de su abuelo.

Hachiko es un perro de raza Akita, que siendo un cachorro es llevado desde Japón a Estados Unidos. Pero por un accidente el animal escapa de su jaula y es encontrado por el profesor Parker Wilson, que se ve cautivado por el pequeño y se lo lleva a casa, donde se encuentra con la negativa de su esposa a aceptar al nuevo inquilino.

Al día siguiente Parker se interesa por saber si alguien lo ha reclamado, pero no hay ninguna noticia al respecto. Finalmente, se convierte en uno más de la familia. Su esposa consciente del gran vínculo creado entre ambos, no tiene más remedio que aceptarlo.


Los años pasan y la amistad entre humano y animal se fortalece cada día más. Es tal la dependencia de Hachiko por su amo que empieza a escaparse de casa cuando Parker sale a trabajar. Pronto, al finalizar su jornada de trabajo y llegar a la estación, encuentra siempre a ese fiel amigo, esperando su llegada. Un suceso trágico da un giro a la historia, pero no quiero dar más detalles. Tendréis que verla para saber cómo transcurre todo.

Me parece mentira que se trate de una historia real. De hecho, en esa estación donde siempre esperaba a su amigo, hoy existe una estatua de Hachiko, en homenaje a ese perro que no faltó ni un solo día. El profesor es interpretado por Richard Gere, un actor que casi nunca me defrauda. Pero el protagonista es un can del que he quedado enamorada.


No hay que ser un amante de los animales para que te guste esta película, tan solo es necesario sensibilidad. Para mí la vida sería muy gris sin ellos. Como nos reciben cuando llegamos a casa. Siempre detrás de la puerta tras intuir nuestra presencia. Nos dan su cariño y calor desinteresadamente. A veces, pagamos nuestro mal rollo con ellos y siempre están ahí, anhelando una simple caricia. 









20 comentarios:

  1. Aún no la he visto, me gustan este tipo de películas pero como en su momento me la spoilearon entera se me quitaron las ganas.
    Un beso :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué fastidio cuando te descubren la trama de una peli. A mí me pasó con El sexto sentido. Aún así, yo la vería porque merece la pena. Un beso.

      Eliminar
  2. Me atrae mucho la película (de hecho empecé a verla en una ocasión) pero no me atrevo a verla, porque cómo luego se muera el perro me pillo una llorera que ni te cuento (con Gorilas en la niebla creo que gasté todo el suministro de lágrimas del mes).
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedo entenderte...siempre me pregunto por qué los animales despiertan más lástima que otras personas? Besos

      Eliminar
  3. Ahora que te leo y veo las imágenes, fíjate que creo haberla visto. O eso, o estoy confundiéndola con alguna otra.

    Es cierto lo que comentas, la vida sería algo más frío y más vacío sin estos pequeños compañeros, sin duda. De vez en cuando apetecen este tipo de historias que explotan esa sensibilidad.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay un momento para un tipo de película...al menos eso me pasa a mí. Hay días en los que no me apetece pensar y necesito algo sencillo para evadirme de la realidad. Nos leemos.

      Eliminar
  4. He visto esta película dos veces y no creo que la vuelva a ver. Me da mucha pena el perro. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es triste...pero el mensaje que transmite es muy bonito. Un besito.

      Eliminar
  5. Pues no la he visto. Y ahora me has dejado con ganas, que estoy segura que me gustaría.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El can te enamora desde la primera escena...Besos!

      Eliminar
  6. Es cierto que para emocionarse con estas historias solo se necesita una mínima sensibilidad. Pero también es verdad que para los que disfrutamos de la compañía de una mascota, esa sensibilidad aumenta considerablemente, y al menos en mi caso, soy incapaz de no soltar una lágrima. Reconozco que soy de llorar fácilmente, que me emociono con muy poco y soy de lágrima fácil, pero creo que pocas películas me han hecho sentir tanto como esta, o como Pareja de 3, también con un perro adorable como protagonista.
    Y soy masoca, pero las veo siempre que las dan, no lo puedo evitar.
    Adoro a Hachiko, y adoro a mi perro por pensar en que podría quererme tanto como él al profesor jejeje
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto...los que tenemos mascotas vemos desde otra perspectiva la historia. Mis amigos son dos gatos siameses y parece mentira que se les quiera tanto. Nos leemos.

      Eliminar
  7. Quiero verla desde hace mucho. Gracias por la información y la opinión, seguro que en cuanto tenga el DVD la miro.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leer...me gustaría saber tu opinión si llegas a verla. Un abrazo.

      Eliminar
  8. ¡Hola! :D
    Dios, siempre que veo esta película lloro MUCHO.
    Es preciosa...
    Gracias por la crítica.
    Te sigo y me voy pasando :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sheila. Yo no pude evitar las lagrimas tampoco. Es un tema que me toca la fibra sensible. Gracias por leerme. Un beso.

      Eliminar
  9. Vi esta película hace tiempo y si, solté un par de lagrimilla, (estoy mintiendo, la verdad es que lloré a mares).
    Un beso^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es imposible aguantar las lagrimas con esta historia. Hay momentos en los que yo también lloré a mares. Besos.

      Eliminar
  10. Con esta película lloré casi hasta la deshidratación abrazada a mi perrita :_(
    Pero mereció la pena porque es preciosa :)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes mascota pienso que te llega aún más porque te pones en el lugar del protagonista y sólo pensar lo que haría por ti te parte el alma. Besos

      Eliminar