miércoles, 29 de junio de 2016

Audrey Hepburn. La biografía


Título: Audrey Hepburn, La biografía
Autor: Donald Spoto
Páginas: 400
Año de edición: 2008
Género: Biografía


Opinión personal
Buenas!! Después de habernos tomado una semana de relax para visitar a nuestras queridas sobrinillas, que por circunstancias no están tan cerca como nos gustaría, volvemos con las pilas cargadas.

En la reseña de hoy os hablo sobre un libro que narra la vida de uno de mis ídolos, Audrey Hepburn. Hablar de ella es hablar de elegancia, belleza y dulzura, es hablar de un icono del siglo XX.
Todo el mundo conoce a los personajes más famosos que ha interpretado a lo largo de su carrera cinematográfica, como en Vacaciones en Roma, película por la que le conceden un Oscar y la convierte en una de las actrices más cotizadas del momento. Pero la verdadera Audrey siempre ha sido una gran desconocida. En este libro, Donald Spoto nos abre una puerta y nos invita a pasar y ser así conocedores de los aspectos más personales de la actriz.




Desde su infancia en Holanda en plena Segunda Guerra Mundial, sus inicios en el mundo del ballet, su exitosa carrera en el cine, pasando por sus fracasos amorosos y terminando con su etapa más solidaria, ya que sus últimos años de vida los dedicó a ayudar a los más necesitados. 

A pesar de nacer en una familia acomodada y tener toda clase de lujos, su felicidad se ve truncada por el divorcio de sus padres y por ser testigo de las crueldades del movimiento nazi, ya que muchos de sus familiares y conocidos fueron asesinados.

Siempre sintió gran necesidad de cariño por parte de su padre que prácticamente la ignoraba y de su madre que la trataba con frialdad. Su sueño siempre fue ser bailarina, pero pronto productores de cine se fijaron en ella y fue a través de la gran pantalla como consigue su fama.




Nunca fue afortunada en el amor. En sus inicios siempre fue emparejada con hombres muy mayores a ella. Aunque todas sus relaciones tuvieron un final, llega a tener un hijo, Sean. Desde luego, se convierte en su motivo de vivir. En su última etapa cinematográfica, prefería pasar el tiempo junto a él que rodando. Tiempo después, tiene otro hijo, Luca, al que ama con locura.

Leyendo sus páginas he descubierto de Audrey mucho más que su cara bonita. Una mujer llena de inseguridades y timidez, pero con coraje ante situaciones verdaderamente complicadas. Es curioso lo desgraciada que siempre ha sido en el amor; una persona tan dulce y generosa. Es todo un mérito que a día de hoy siga siendo popular entre las nuevas generaciones. He de decir que gracias a este libro me he enamorado de la persona olvidando a la artista.







martes, 14 de junio de 2016

Warcraft: El origen


Título: Warcraft: El origen
Director: Duncan Jones
País: Estados Unidos
Año: 2016
Género: Fantástico, Aventuras



Opinión personal
No sé la cantidad de horas que en su día invertí en World of Warcraft, por si alguien no lo sabe o lo pone en duda, el juego online con más jugadores o seguidores del mundo, el juego masivo más completo que existe. Es un universo tan rico (razas, personajes, ciudades, países, mundos...), que es muy fácil engancharse. En verdad crea adicción.
Sin embargo, antes de que saliera el juego online, este juego para PC tuvo sus inicios con la trilogía Warcraft, una serie de juegos de estrategia que rápidamente se hicieron muy populares en la época y, por mi parte, no tuve el placer o la suerte de jugar.

La película que hoy os quiero recomendar (uno de los proyectos más ambiciosos y esperados por muchos), es un híbrido entre ambos universos: el antaño juego de estrategia, y el potente y actual online que la mayoría conoce, aunque solo sea de oídas. Un proyecto que, después de 10 años queriéndose llevar a la pantalla, por fin ve la luz para deleite y disfrute de los que somos fans. Aunque igualmente encandilará a cualquiera por su fuerza visual.



La elección del director he de reconocer que no puede ser más acertada. Duncan Jones (hijo del recientemente fallecido David Bowie) se cuenta entre los fans del videojuego, algo que considero vital para la fidelidad de la obra, y se nota, ya os digo que se nota, en el mimo con el que ha llevado este ambicioso proyecto a buen puerto. Esta es su tercera película, después de Moon (película de culto ya en su debut, y una de mis favoritas, podéis ver la reseña aquí) y Código fuente (también muy original).
La película está hecha con tal sinceridad y pasión, con tal riqueza en detalles, que podríamos estar ante la primera adaptación seria de un videojuego, adquiriendo una nueva dimensión en cuanto a cine de fantasía épica. Y lo que más me gusta es que es una fantasía creíble, con sus diversas razas, batallas, magia y todo eso, pero con un barniz de realidad.

La historia que aquí se nos cuenta se centra en el origen de la ancestral enemistad entre orcos y humanos (de las muchas razas que hay del videojuego, estas dos son las escogidas para introducirnos en este universo). Con la ayuda de un poderoso brujo orco, esta especie extranjera de piel verde llega al relativamente pacífico mundo de Azeroth a través de un peligroso portal que conecta distintos mundos. La idea, invadir este nuevo mundo. Los orcos son guerreros por naturaleza (incluido sus mujeres), y no conocen otra cosa que la guerra.
Estos últimos son muy fieles al videojuego (tochos, rudos y fuertes), no solo eso, han superado mis expectativas, su nivel de realismo es brutal. Pero la película nos presenta también su personalidad, sus motivaciones y sus discrepancias entre ellos mismos. Su carácter pendenciero pero también su sagrado código de honor.




Siempre en los mundos fantásticos la raza enana es la que más me gusta, y en Warcraft no iba a ser menos. Me apena que en la película salgan solo contados segundos, y aun así he quedado maravillado por el resultado. Realmente se salen en detalle. Forjaz por ejemplo, la gran ciudad enana, capital de los más habilidosos ingenieros, está hecha igual al videojuego. Clavada.




La película se centra en dos personajes concretos.
Por un lado un héroe orco, líder de uno de los varios clanes de la Horda, que empieza a darse cuenta que el gran brujo al que toda su especie venera está poseído por un oscuro poder que, si nadie lo frena, a la larga solo los llevará a la destrucción. Durotan, jefe del Clan Lobo Gélido, descendiente de una línea ininterrumpida de jefes, que solo desea el bien para su pueblo.



En el otro bando tenemos a Lothar, jefe de la milicia de la ciudad de Ventormenta, cuyos máximos intereses son proteger a los suyos y a su cuñado, el rey. Muchos conoceréis al actor que lo interpreta por la serie Vikingos.



Llegado un momento ambos héroes de ambas especies se ven obligados a reunirse en un desfiladero para, a través de esta especie de concilio secreto, intentar aunar posturas antes de que sea demasiado tarde y ese mal oscuro que subyace detrás de la propia guerra no acabe con la extinción de todo ser vivo.



Para mí, como fan de la saga, la película no es del todo redonda, tiene sus incongruencias argumentales respecto al juego, pero aun así me ha encantado. Mejor de lo que me esperaba. Un nuevo universo fantástico a la altura de El señor de los anillos o Star Wars que, de veras espero, se continúe, porque el final es muy abierto y te deja con ganas de más, consiguiendo que una peli que no es corta se te haga corta.
Me consta, según he leído por ahí, que el director tuvo sus discrepancias con los productores (la historia de siempre), y que pese a ello se dejó el alma, consiguiendo hacerla a su gusto (o eso queremos suponer), fiel al juego. No obstante, y hasta nuevo aviso, por desgracia tras acabar la peli declaró que debido a la presión a la que estuvo sometido durante el rodaje, no volverá a ponerse tras la cámara con una continuación. Esperemos que el asunto se arregle pronto, por el bien de los que amamos el juego, porque la verdad, esta película ofrece solo la punta del iceberg de la riqueza que este universo abarca.




Siento haberme extendido tanto (y aun así siento que no he dicho ni la mitad), solo me resta animaros a ir al cine y aprovechar que todavía anda en cartelera. La experiencia merece la pena en pantalla grande. Conozcáis o no Warcraft, vais a disfrutarla bastante. Acción, aventura y emoción en un mundo de grandes dimensiones. Con deciros que en lo que lleva en proyección ya la he visto dos veces.









jueves, 9 de junio de 2016

El libro de la selva


Título: El libro de la selva
Director: Jon Favreau
País: Estados Unidos
Año: 2016
Género: Animación



Opinión personal
La película de la que hoy os quiero hablar es una versión del clásico de Disney El libro de la selva, que hasta hace muy poco ha estado en todos los cines. Salí de la sala encantada. A pesar del ordenador, cosa que me echaba para atrás a la hora de ir a verla, me metí en esa selva formando parte de sus habitantes totalmente. 

Como muchos ya sabréis, cuenta la historia de un bebé humano perdido en la selva que es criado por los lobos. Conforme va creciendo el pequeño se adapta totalmente a la vida salvaje, pero se ve obligado a abandonar la manada en busca de los humanos, ya que por su culpa su familia lobezna se ve en peligro. Un tigre lo persigue y amenaza a lo suyos. Está obsesionado con el humano y ansía darle caza.


En ese viaje de huida le acompaña su fiel amigo Bagheera, una pantera que vigila al pequeño desde que lo encontró siendo apenas un bebé. Y cómo no, aparece también el holgazán y entrañable Balú, quien aporta el humor a esta aventura.


A pesar de haber visto la versión clásica de Disney, me ha sorprendido gratamente porque aporta momentos nuevos y cuenta la misma historia pero de manera distinta, no sé si me explico. Como ya he comentado, a pesar del ordenador, considero que está bastante conseguido y transmite realismo a los animales, aunque hablen.


Si tuviera que destacar un personaje sería el grandioso Louie. Mogli es capturado por los monos y llevado ante el jefe. Ese simio gigante me impactó y la escena en la que le presentan al pequeño me encantó. El interés de Louie es que el humano le enseñe a crear fuego y con ello hacerse poderoso. Balú y Baguira consiguen rescatar al niño y huyen de aquel templo mientras es derrumbado.


Lo que sí sobra para mí son un par de canciones que veo algo forzadas en la trama, por hacer un guiño al clásico y que a mi parecer se las podrían haber ahorrado. Lo mejor, que la película propone un final alternativo que a mí desde luego me gusta mucho más y hace de broche a esta magnífica historia, que sin duda os recomiendo.